MeLLamoETNA

Soy una mamá de tres hermosas creaturas

He comenzado este vuelo sin alas ni motos para enfrentarme a las consecuencias de ser yo misma

Y ofrecerme en bandeja al mundo

Sin disfraces

Ni tapujos

Desnuda y con pelos

La mayor parte de las veces no sé ni lo que digo

Pero prefiero hacerlo si saber y decirlo sin pensar

Para enfrentarme a las consecuencias de ser

Yo misma

Y quizá así

Acabe por conocerme.




Tras todas las exigencias con las que me cargué y la culpa hecha ahogo por los cientos de libros que había leído sobre maternidad respetuosa, consciente y demás. Tras una ruptura muy dolorosa en la que seguía exigiéndome no hacer esto y sí lo otro. Tras dos hospitalizaciones en las que me sentía sin energía vital alguna más que el puro miedo a morir. Tras una ansiedad constante temiendo que algo saliera mal, que mis hijos enfermaran, que tuviera una mala relación con ellos, que no fuera la madre que imaginaba para ellos. Tras todo esto, decidí salir de ese bucle de perfección personal que me aspiraba a justificarme, argumentar y presionarme continuamente.

A partir de ahí comencé un camino de autoexploración. Dejé todos los libros y me centré en indagar en lo que soy. Pero me di cuenta de que para indagar en lo que soy, primero tengo que dejar salir lo que soy.

Al dejar de contener, al disponerme a ser lo que soy, paradójicamente se hizo la magia. Y me di cuenta de que ser lo que eres es el único modo de existir plenamente. Me di cuenta de que lo que sentía como necesidad de exploración era simplemente un proceso de dejar de contener. Ser en mi más absoluta espontaneidad.

Y de que la verdadera espiritualidad se manifiesta en cada acción en la que te des-velas. En la que dejar de ser lo que quieres y te conviertes en un canal de lo que se da en tí. Cuando te conviertes en lo que eres. En lo que es en tí. Porque cuando des-velas tu propio misterio, el Universo entero se manifiesta.


ALGO DE FORMALIDAD

Me licencié en Filosofía por la Universitat de Barcelona

Y me formé durante 3 años en Terapia Gestalt por el Instituto Gestalt de Canarias.

He estudiado desde cine hasta chino.

También me he formado en diversas materias más que no he acabado por desinterés.

Entre ellos un Máster en Neuropsicología y Educación por la UNED que dejé hace unos años en el Trabajo de Fin de Máster porque no podía soportar más la tipología de enseñanza y la forma en que se examina. Que no tiene nada que ver con mi interés genuino de entender cómo son los procesos de aprendizaje de nuestro cerebro y no potenciaba mi curiosidad y ganas de aprender sobre el tema.

He leído mucho, muchísimo sobre crianza respetuosa, sobre Comunicación No Violenta y sobre el Ho’oponopono (que, para quien no lo conozca, es un ritual hawaiano del perdón). Muchos libros. Tantos, que llegó un punto que quise quemarlos todos. A lo gore.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Photo by Expect Best on Pexels.com

Photo by Jaymantri on Pexels.com


Finalmente, decidí hacer un reset en mi vida y olvidarme de todo lo aprendido.
Para poder sobrevivir a la realidad de mi maternidad por partida triple y encontrar no sólo mis propias respuestas. Sino sobre todo lo más importante.
Fabricar mis propias preguntas.

He dejado el saber atrás.
Las técnicas. Las teorías. Y cualquier dogma.
He dejado atrás cualquier instrumento herramienta que no sea elaborar desde lo que se da en el momento presente. Desde lo espontaneidad de lo que me pasa.

Desde entonces, lo único que tengo claro es mi desconocimiento profundo, lo cual me ayuda a no dar nada por supuesto.
A rendirme a la vida y a la dialéctica del caos y del amor.

Lo cual no tengo ni idea de qué es, pero que me encanta disfrutar.