Uncategorized

Una “Buena” EDUCACIÓN que nos salve de Nosotros mismos

Qué bonito cuando hablamos de educación. Qué precioso lo de ofrecer una buena educación a nuestros hijos pero…

Yo me pregunto Qué queremos decir con ello.

Escribo esto en relación a un comentario que recibí en instagram de @bajoelsauco que me preguntó sobre si era importante o no el debate semántico sobre educación, enseñanza y aprendizaje.

Para mí si tiene sentido preguntarme acerca de ello. Y tiene sentido porque me he dado cuenta, en el proceso de acompañar a mis 3 hijos en sus vidas y aprendizajes, de que ese concepto ha ido perdiendo importancia y valor. Tanto ha sido así que, en nuestras vidas, creo que no tiene cabida pensar en el hecho de si les estoy educando. Porque lo importante no es lo que hagamos con respecto a ellos si no lo que hagamos en la totalidad de nuestra existencia.
Tengo claro que sí les estamos cuidando.
Criando, también.
Disfrutando.


Alimentando.
Proporcionando experiencias.

Aportando lo que somos

Tratándose con todo el amor y el respeto que podemos.
Pero…. ¿educando?
¿qué es educar?


Al menos es que ya ni yo sé lo que entiendo por educación.

Siento que hablamos mucho de educación y sobre educación pero me surgió el interrogarme de qué entendemos realmente por educar. De qué hablamos cuando decimos educación.
Qué significa el que estemos educando a nuestros hijos.

Porque cuando hablamos de crecer, entendemos lo que significa. Si hablamos de comprar, de vender, de sumar, de tener, …
Pero sí hablamos de educar,¿estamos pensando en lo mismo?
En todo caso, ¿en qué estamos pensando?

(Bueno, me pasa igual con el verbo amar… )

A ver, si cogemos un animal “salvaje” y nos lo quedamos y cuidamos y alimentamos y amarramos y damos órdenes, que cumplen, … lo estamos o hemos domesticado. Domesticar es hacer que un individuo salvaje obedezca las órdenes que le das. Y no sólo un individuo. Domesticar se refiere a una población entera. Domar es sólo a uno. Domesticar es a todo el grupo.
.
Pues bueno, siento que con los seres humanos hemos hecho lo mismo pero cambiando el verbo “domesticar” por el verbo “educar”. Hemos domesticado nuestra naturaleza salvaje para encajar en una convivencia agazapada y estrecha, llena de bromas y libre de diferencias. Hemos sostenido el hecho de tratarnos como seres a los que es imprescindible “educar”.

Como si, en el caso de que no hubiera EDUCACIÓN, fuéramos a crecer en modo anárquico, sin empatía y sin forma y sin posibilidad de convivir en grupo.
Tenemos miedo a nuestra naturaleza salvaje y particular. Es mejor una naturaleza previsible y homogénea (como los gazpacho de bote).
.
Pero los animales salvajes, conviven en armonía entre ellos. Sólo matan para comer. Nada más. Nosotros también matamos. Pero además de para comer, por muchas otras causas. Porque estamos conviviendo de un modo que nos enferma. Qué nos.prohíbe y lo normativiza todo. Un modo en el que la burocracia es la reina a la que todos servimos. Nos quejamos pero servimos. La detectamos pero acabamos con nuestra querida bella BUENA EDUCACIÓN.
Ningún individuo que se preste a ser él mismo, será por siempre y para siempre bien educado.
.
Creo que la educación realmente no tiene que ver con la formación ni con el aprendizaje.
(Y voy a tratar, como pueda, estos conceptos, por separado.)
La EDUCACIÓN SÓLO tiene que ver con el hecho de crear seres domesticados. Capaces de atender a la forma en la que la sociedad, el entorno, noss pide y en general exige que seamos.
Capaces de obedecer, asentir y rellenar. No de levantar la cabeza y ser a nuestro modo y así convivir igualmente.
Sino educados para convivir en un entorno diseñado en el que todo sea lo más previsible posible. Lo más diagnosticado que se pueda.
.
Luego está la enseñanza, que nada tiene que ver con el aprendizaje tampoco. Puede ser que se fusionen enseñanza y aprendizaje, si aquél que aprende resulta disponible a lo que está impartiendo la persona que “enseña” en ese momento y lugar. Pero un aprendizaje significativo no se va a dar a menos para el interesado tenga sentido y haya tenido experiencias que le hagan adecuarlo a su vivencia.
.
.
.
Creo que educación de un modo pragmático tampoco no tiene que ver realmente con el bagaje intelectual de una persona, el bagaje cultural o las habilidades especificas que resulte tener. No usamos ese termino con esa idea. Ya que un individuo al que se le llama educado es alguien que se sabe comportar como se espera de él.
El bagaje intelectual y demás se lo dejamos a lo que hoy utilizamos como formación. Utilizamos educación en un sentido más de enseñanza con carácter de sometimiento. “Voy a enseñarte a cuáles son las normas y cómo cumplirlas”. Educamos en obediencia y normas. No en todo lo otro bonito que parece.
Voy a enseñarte qué tienes que aprender y cómo. A qué hora y qué días. Voy a enseñarte qué es la historia y cómo y así no lo piensas tú por tí mismo o lo descubres. Por último, Voy a enseñarte cómo se responde en cada momento, según sea la demanda en tu entorno. Es decir, voy a hacerte olvidar que tienes la capacidad para aprender lo que quieras, sin que nadie te lo enseñe. Te voy a expropiar, lo que es legítimamente tuyo.
Para que siempre necesites maestros y mentores. Para que siempre haya expertos, que saben más. Porque siempre habrá también, uno por encima, el que sabe, y otro por debajo, el que debe saber.
.
Eso es educar.
Pero,
¿ésa es la valiosa educación?

Creemos que tenemos que educar en valores, como si fueran a crecer sin ellos. Que tenemos que educar en emociones, que ahora está de moda, como si no fueran a tener que gestionarlas ni nadie en su entorno. Educamos en esto y lo otro pensando que los seres por educar van a crecer sin todo eso a no ser que se lo inculquemos de un modo absurdo y sin sentido.
.
Un individuo crece aprendiendo del entorno todo el tiempo. No le hace falta que le enseñen sobre nada, cuando lo está mamando en su alrededor.
.
Un bebé al que le hablan, va a hablar. Un niño al que escuchan y atienden va a escuchar y atender. Un adolescente al que respetan va a respetar.
Y no hace falta enseñarle. Ni explicarle sobre conciencia y paz. Hace falta hacerlo.
.
.
No creo que la educación sea necesaria.
Creo que lo necesario es reinventarse a uno mismo para ser lo que quieres ver en tu hijo. Para ser el valor que le forme.
.
Si quieres un mundo que se enriquezca de la diferencia no le vas a dar una charla a tu hijo y a tu hija por la diferencia sino que tú vas a bendecir cada diferencia de tu vida.
Digo apasionadamente que no hay educación posible. Sólo domesticación para que los niños sean lo que se quiere de ellos.
No es posible educar a nadie. Sólo domesticados.
.

Otra cosa es el aprendizaje es intrínseco a la existencia, en parámetros no ya de valores sino de capacidades y habilidades. Con respecto a la formación. Podemos elegir cuál creemos apropiada para cada niño o podemos dejarle elegir en qué quiere formarse e invertir su tiempo. Porque en lo que invierta su tiempo según sea su interés es de lo qye va a aprender y en lo que ca a desarrollar la habilidad que le permita darle al mundo lo que es capaz.

Pero…¿educación?
Etimológicamente educar es sacar hacia fuera. Dejar salir lo que lleva dentro. Sacar las potencialidades del individuo en cuestión.
Y eso, en un entorno en el que el individuo es libre de mostrar interés por lo que le interesa, no necesita de nada más que de un entorno que le permita ejercer libremente su capacidad para elegir en qué se quiere formar. A qué quiere dedicar su tiempo.
Y si en el entorno hay respeto, escucha, empatía, etc. Es decir, valores y todo aquello que no se puede de ninguna foema enseñar. Todo eso el individuo lo aprenderá sin necesidad de que nadie le eduque.
Pero en una sociedad profundamente enferma. En un entorno en el que reina el tonto el último y todo el mundo trata al otro como un ser sin valor. En un entorno en el que se mira la productividad y no la plenitud del que produce. En un entorno sin valores, tenemos que relegar la educación a espacios en concreto en el que den la chapa sobre lo bello y lo bueno que no existe de manera cercana.


No reparamos en la importancia que tiene una vida con auténtico sentido en un entorno sano en el que se reapropia lo que siempre se intentó expropiar con el fin de crear poblaciones altamente dóciles.
Tenemos que denunciar y prohibir todos a todos. Tenemos que sentenciar. Debemos normativizar continuamente todo. Y, por supuesto y sin lugar a dudas, tenemos que educar.
Sin darnos cuenta de que estamos perpetrando de lo que queremos escapar. Queremos ser salvados por lo que nos enferma. Queremos empezar por educar bien. Y no es posible educar “bien” si se vive mal.
.
En vez de comprender, juzgamos.
En vez de escuchar, gritamos.
En vez de liderar, nos sometemos.
En vez de amar, odiamos.
Y así, luego alguien tiene que venir a enseñarles a nuestros hijos cómo es un mundo no enfermo y cómo sobrevivir en este mundo, enfermando de hipocresía a su vez.
.
No hablo de la escuela.
Hablo de la educación.
No hablo de profesores
Hablo de cada persona que se mete con cualquier niño que no pasa por el aro de ser lo que se espera de él. Hablo del que habla de buena o mala educación.
La educación no es posible.
Hablemos de lo que es.
Domesticación.
Como yo me siento muy lejana de poder hacer algo que pueda ser ni remotamente parecido a eso, me siento muy distante de lo que se refiere a educar. Y he dejado de creer que estoy educando a mis hijos. Siento que lo único que puedo hacer en relación a esta palabra con mis hijos es observarme y ofrecerles todo lo que quiero para ellos. Tratarlos como quiero que me traten y tratarme como les quiero tratar.
Siento que no tengo nada que hacer con respecto a ellos.
Sólo de un entorno sano, rico y coherente (con lo que da y desea recibir) pueden crecer individuos sanos, ricos y coherentes (respecto a lo que dan y desean recibir)

Un entorno no necesita de la educacion4de los individuos que crecen en él para convivir en armonía, porque ya la hay. Un individuo que crece en un entorno en armonía no necesita que le eduquen en la armonía, porque ya la tiene.

Y con eso como con Todo
.
Y lo dejo ya y lo subo así, sino querré explicarlo mejor y mejor hasta hartarse de este escrito.

2 comentarios en “Una “Buena” EDUCACIÓN que nos salve de Nosotros mismos”

  1. Buenas tardes, me ha gustado mucho como has enfocado el tema. Te invito a que visites mi blog: minovela.home.blog donde comento mi novela “S.H. El Señor de la Historia” Como maestra que soy, tiene todo ella un alma pedagógica que va fluyendo entre sus páginas, como respuesta a mi inquietud por la educación de las nuevas generaciones. Cada capítulo intenta ser parte de las experiencias de vida, gestos y relatos que me han tocado por dentro a lo largo de mi existencia. Trata del diálogo de una chica que viene del futuro y conversando con ciertas personas del presente, que pretenden ser coherentes con sus valores existenciales, le cambia la visión del sentido de la vida. Seguro que te parecerá interesante. Me gustaría que me siguieras y compartir mutuamente esa riqueza de las personas que buscan vivir en profundidad.
    Hasta pronto
    Mary Carmen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .