Ilusión y magia, Infancia, Maternidad, Mentiras, Navidad, reflexiones, Uncategorized

Más allá de la mentira. Cerca de la ilusión. La Navidad

Creo que no miento a mis hijos en lo que concierne a los reyes magos y papá noel. En su realidad esos seres existen. Y las hadas también. Y los monstruos.
Su realidad no es la mía y ellos son un portal por el cual acercarme a una realidad fantástica en la que la ilusión reina por encima de los hechos.

A nosotros nos interesa la verdad y la mentira. A ellos eso no les interesa. No tenemos por qué traerles a nuestra realidad pragmática aunque sea por la buena intención de no guardarles secretos.
Yo, como niña, nunca les pregunté a mis padres si existían o no los reyes. Simplemente creía en ellos hasta que dejé de creer porque fui demasiado grande. Porque empecé a comprender. Comprender la realidad del que mira con ojos de adulto. La realidad para el que comprende, analiza, descompone y sintetiza. Ésa del hemisferio izquierdo. Ésa no global. No holística.

Creo que la magia de la Navidad va más allá de los regalos, las compras, el cristianismo y las mentiras sobre quiénes ponen en realidad los regalos. Son unos días en los que todos somos cómplices de otra realidad. En la que es posible la ilusión del que vive sin importarle lo “real”. Todos posibilitamos lo imaginario.
Creo que no es importante la verdad o la mentira porque además no existe. Existen tantas verdades y realidades como seres en el mundo.

Hay un pueblo en Argentina en el que viven con elfos y hadas. Ve tú a decirle que eso es mentira. O sumérgete en su realidad. A la que hobbiton dejaría mucho que desear. Abre una puerta de tu corazón que habla más allá de “la verdad”. Ellos viven en ese mundo.

Si mis hijos un día me preguntan sobre quiénes ponen los regalos les explicaré mi versión. En la que la realidad se compone de tantos factores que quizá sí, en un plano material los reyes no se corporalizan y no son los que ponen los regalos. Los que compramos, envolvemos y ponemos los regalos somos nosotros. Pero jugamos a serlo. Vivimos la magia de vivir una realidad en la que no sólo lo que sucede es lo importante. Sino que lo importante es el hilo que lo mueve todo. Y ese hilo en concreto se llama ilusión.

Fui haciéndome mayor y mis padres nunca dejaron de jugar a los reyes. Seguían haciendo caminos de caramelos que iban a dar a nuestras habitaciones. Seguimos jugando, todos, a la posibilidad por todos los años que seguí viviendo con ellos. Ya todos éramos capaces de comprender. Pero seguíamos jugando a imaginar. Como quien cree en la magia. Como quien se sabe cómplice de una red de magos.

Y nada tiene que ver con la verdad. Ni la mentira. Ni la realidad “real”.

No hace falta decir la verdad.
Lo necesario es mantener el respeto por lo sagrado que hay detrás.

Si tú prefieres decirles a tus hijos la verdad pues bien por tí pero no me hables de que miento a mis hijos. Lo que hago es aprovechar el contexto para sumergirme en una realidad hecha de magia, luces de colores, sonrisas e ilusión. No trato a mis hijos como si fueran tontos sino que aprovecho la tesitura para meterme en su mundo. Hecho de fantasía

#ululabaalaluna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .