Alimentación, Maternidad, Mentiras, Necesidades Infantiles, Uncategorized

Flotando en rooibos… pensando en donuts

Nos la han

Colado
Otra vez

Primero fue el flúor
Luego los batidos y las barritas
Luego el ejercicio
Luego la leche de soja
Luego la dieta variada
El mindfullness
Y ahora

La comida sana

¿tú sabes lo que es sano?

El otro día una chica que conozco
Me preguntó
“Coméis sano?”
Y le respondí
“No sé lo que es la comida sana”

Y se me quedó mirando
Como quien mira un ovni

Hubo un tiempo
En el que sabía lo que era
Comer sano
Luego cambié
Ese saber por otro
Luego por otro

Y ahora
He dejado de saber
Cualquier cosa

(Comida sana incluída)
Y he empezado
A hacer malabarismos

Como quien flota en una taza de rooibos

He dejado de creer
En lo healthy
Y cualquier marketing
Y le he puesto el nombre
De creencia embalsamada
.
.
.
Bueno,
Voy empezar
Y mi intención no es ofender a los que siguen un cierto estilo de vida
Y una dieta tal o cual
Sólo quiero poner de relieve

El hecho de que
Nos la cuelan constantemente

Para un vegano
No será ni sano ni ético
Que un vegetariano
Coma huevos
Ni miel

Un vegetariano, en cambio,
Come huevos, yogur y miel
Pero
Me verá comer carne
Y se le horrorizará
El cuerpo entero
¡Pobre animal!
Además, se puede obtener
El mismo valor proteico o más
Sin necesidad de consumir carnes

Para la paleodieta
No estamos preparados para comer arroz
Porque provenimos
De los cazadores-recolectores

Y para la dieta de nosequé señor
Hay que comer yogur
Por nosequé
Razón
Anticancer

Y no es por criticar a cualquiera
Que siga algún tipo específico de alimentación

No es por la forma

Es por el fondo

Te voy a decir lo que creo

Creo que estamos desnaturalizados
Desnaturalizados de nuestro propio cuerpo
Desnaturalizados de nuestro entorno

Infantilizados

Y encima incoherentes

Comemos productos certificados
Que provienen de lejos
Llevan un montón de sellos y pagan un dineral por ellos
Con altos costos de transporte
Y la consiguiente contaminación al medio que supone

Ingerimos bayas de goji
Sal del himalaya
Aceite de coco de indonesia
Y bolitas riquísimas de maíz
Que vienen  de italia
Y
Un guiso de cabra
Que hacen con la carne de la cabra
Que murió a 1km

Nos parece un mal al planeta

Y no me refiero que comer cabra sea mejor
A mí no me gusta la carne de cabra
Y no la como
Aunque venga de aquí al lado

Y me encanta Indonesia y su aceite de coco
Y compro productos ecológicos
En la medida de mi gusto
Soy incoherente
Lo admito

Sólo quiero poner el foco
En que comemos por nuestras ideas
Y tenemos que darnos cuenta
Que no sólo por nuestras propias ideas sino
Las que nos han vendido
De lo que es más sano
Comer

Lo comemos
Y le llamamos
Con-ciencia

Ay,
La ciencia…
Siempre está en carrera por demostrar
Los beneficios de este producto
O esta dieta

Expertos
De toda clase y calibre
Tratan de demostrar
Que su dieta es la mejor

Que este producto

Es lo que necesita tu cuerpo

Pero
Al fin
El fin supremo
Es puramente comercial
Y altamente infantilizador.

Y no digo que no sea válido
(Cada uno tiene sus intereses)
Digo que nos la cuelan todo el tiempo.

Me interesa desmontar
La creencia sobre lo que “es sano”
Porque además
Es una chaquetera

Creo sinceramente
Que nos la meten doblada

Nos dicen no comas esto
Que te hace mal
Te pica los dientes
Es muy graso
Y refinado
Prueba con lo otro
Que tus intestinos absorben mejor
Y que no tiene consecuencias a largo plazo

Argumentos sobre prevención
Y salud
A través de todo aquello que ingerimos
Afincados en meter miedo
Lejos aún
De la simple información sobre
Propiedades
Y beneficios

Para que siempre haya expertos
Que saben más
Y mejor que tú
Lo que necesita tu cuerpo
Para estar bien

Alejándote
De tu certeza

La tuya propia
(Valga la redundancia)

Ahora quiero compartir una historia
Contigo
No tiene que ver con dietas
Sino con creencias miedicas
Sobre la alimentación

Sobre causas
Y efectos

Hasta hace unos años
Era vigente
Lo de que comer chocolate
Te hacía salir granos

No sé si ahora lo sigue siendo

El caso es que
Me pasé la adolescencia
Rechazando todo el chocolate que comía

Bollycaos
Donnettes
Donuts
Napolitanas
Magdalenas
Caseros e industriales

Cada vez que los comía
Me atemorizaba
Pensando en que estaba comiendo algo
Que no era bueno para mí
Algo que me dañaba
Y encima me hacía salir granos

Atemorizada y sometida
En plan…
Pagarás por tus pecados
Vivía en una lucha entre lo que me gusta

Y lo que no “debo”

Y
Al final

Comiera O no comiera
Chocolate
El resultado era el mismo:
Granos

Para los cuales
Se abría el abanico de
“Soluciones”:

Que si una analitica

Que te dice lo que le sienta mal a tu cuerpo
(Y no tiene nada que ver con lo que te gusta y te dis-gusta)
Que si las millones de cremas
Peelings y mascarillas
Que combaten los abscesos y
Los puntos negros
Que si la pastilla maravillosamente abrasadora de la piel
Que te los quita para siempre

¿sabes cuál te digo, no?

Yo, por suerte, escapé a la pastillas
Pero me enfermaron
De pieles mixtas y grasas
De tratamientos externos
Y comidas prohibidas

De especialistas
Y de disciplinas y rutinas
Todas que ver con mi piel

Hasta que llegó
Un día

En el que me miré al espejo
Y era igual
Pero diferente

Y estaba harta

Ese día
No quise observar mis granos
Ese día

Miré más allá
Y reparé
En la esclava
De disciplina autoimpuesta
En la que me había convertido

Esclava del miedo
A lo que ingería
Al peligro invisible

Ese día

Entendí
Que hiciera lo que hiciera
Iba a tener granos
¿sabes?
Como el que tiene lorzas
Los dientes descolocados
O el pelo rizado

Ese día
Decidí
Mandar a la mierda
La idea por la cual debía tener un físico
Supuestamente mejor
Y debía ser diferente a lo que era

No más jabones por la mañana
Ni por la noche
No más combates perdidos

Decidí
Hacer y comer
Aquello que
Me diera la gana

Pues bien,
Sin cremas
Sin mascarillas
Sin lavarme la cara
(Ni mucho Ni poco)
Sin temerle al chocolate
Ni a las grasas

Y consciente de mis deseos

Decidí hacer amén

Y, como suele pasar,
Llegada la aceptación
Se hizo la magia

Los granos
No necesitaron
Salir más
.
.
.
.

Cuento esta historia
Para promover
En la medida de lo posible
La observacion
De la esclavitud humana
Que se esconde
En la escucha a expertos

A estudios
Que demuestran “x”
Y mañana demostrarán “z”

Y la liberación
Que surge de escucharnos
Atendernos
Y darnos aquello que nos reporta

Placer

Si gozamos cocinando
Quinoa con leche de coco
Y kefir con dátiles
Pues perfecto

El disfrute es la señal

Y el miedo también lo es

Si nos quiebra nuestra organización interna
Y nos pone en estado de miedo

Y estrés
El hecho de alimentarnos del modo en el que sería deseable
Y pensamos que deberíamos alimentarnos mejor
Para estar más sanos
Estamos pensando de manera errónea
Y haciendonos esclavos del miedo

Porque cuando muramos
Sabremos
Que nada nos puede enfermar
Nada que no sea
Nuestra creencia enferma

Nada nos puede dañar
Nada que no sea
Nuestra creencia dañina

Sólo
El miedo
Me enferma

Y ni si quiera eso

Es el miedo al miedo
Lo que me enferma

Así  que,

Vayamos a oler al lobo

Mostremos nuestra capacidad
De crearlo todo
De creer más alla de lo creable

De crear más allá de lo creíble

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .