Uncategorized

La Vida en un Soplo

No sé hasta qué punto hablar o no hablar de mi vida íntima en este espacio inmenso e inabarcable para mí como es internet. Pero creo que hay un ser que merece un inciso, un pensamiento, en este mar de imágenes y palabras.

Ayer, mi querida perrita, de nombre Tulipa, se fue de este mundo. Así como vino, repleta de alegría, energía y vitalidad, lo dejó . En un soplo.

Mi primer estallido fue de incredulidad y desgarramiento. ¡Cómo un ser tan pequeño puede despertar un sentimiento tan grande! Poco a poco voy sintiendo, pensando y gestionando el hecho de que así es la vida misma. Un soplo. Un inciso. Y Tuli fue un inciso de energía pura.

Me cuestioné toda mi actuación para con ella. El hecho de si le había dado o no el suficiente cariño y si ella lo había recibido. Si la había atendido lo suficiente, sacado lo suficiente, acariciado lo suficiente, en definitiva, si le habría transmitido todo el amor que de hecho sentía se me hizo una interminable pregunta. Y la pregunta se había quedado, en unos minutos, sin la posibilidad de ser respondida.

En el tiempo en el que ella estuvo conmigo, siempre había un mañana en el que reparar cualquier falta (de tiempo, de atención, de interés). Siempre había un mañana en el que arreglar el desarreglo. Y en un soplo, el mañana desapareció.

Todo aquello que no hice ni dije quedó en el mundo de todo aquello pendiente. Y el sentimiento de culpabilidad asaltó mi corazón, por no haber exprimido cada segundo de su compañía. Y ahora ya no está para hacerlo. Ahora este pensamiento poco importa ya que, de hecho, se fue. Pero es AHORA que estamos bajo este hermoso cielo al lado de las personas y otros seres vivos a los que queremos y apreciamos.

Empiezo a entender que el mal humor, la falta de tiempo y ganas, no nos dejan ver más allá y no nos devolverán tampoco lo de más allá (la posibilidad, el “todo lo que quede”). Porque aunque no lo tengamos presente, llega un momento

La vida en un soplo

en el que nuestros seres querido nos faltan y toooodo el tiempo no disfrutado se comprime en un punto. Un punto que abarca todo lo pendiente y que se va con ese ser, para no volver jamás.

La vida es un soplo. Un aquí y un ahora. Y así como vino, se fue.

Desde aquí y desde ahora sólo me queda desearle un ¡Buen Viaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .